Terapias visuales, ¿Qué son? y ¿Cuándo son necesarias?



¿Qué son?

La terapia visual consiste en un proceso mediante cual se pretende corregir o mejorar determinadas disfunciones visuales, con el objetivo de mejorar la visión del paciente. Consiste en crear nuevas conexiones neuronales y poder desarrollar y mejorar la eficacia del sistema visual, así como prepararlo para un rendimiento óptimo, y proporcionar una visión binocular cómoda y segura.

 

¿Cuándo son necesarias?

La terapia visual es una práctica muy recomendada en casos de disfunciones visuales que no puede ser corregidos únicamente mediante el uso de gafas.

Los problemas visuales para tratar pueden ser de los siguientes:

  • Ambliopía (ojo vago).
  • Estrabismo.
  • Diplopías binoculares (ocasionales o constantes).
  • Visión borrosa no justificada refractivamente.
  • Dolores de cabeza relacionados con el esfuerzo visual.
  • Dificultades de aprendizaje (problemas con lectoescritura, inversiones de letras/números …).
  • Dislexia.
  • Discalculia.
  • Trastornos de conducta y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).
  • Ansiedad infantil.
  • Problemas posturales.

¿Cuánto dura la consulta?

Realizamos una primera consulta donde estudiamos a fondo el sistema visual del paciente y elaboramos un programa de terapia visual, el cual se irá modificando según los avances del paciente.

La terapia visual es efectiva para pacientes de todas las edades. Es necesario dedicarle el tiempo, la constancia y el esfuerzo necesario para poder conseguir la mejora deseada. En el caso de los niños, también, es necesaria la colaboración de los padres.

Un programa de terapia visual consta de:

  • Terapia en consulta: normalmente se trabaja 1 vez a la semana en sesiones de 45-60 min. con una serie de ejercicios específicos.
  • Terapia en casa: se trabaja cada día durante unos 20 min. aproximadamente.

 


Dejar un comentario